Anestesia para tavi

Anestesia para la implantación de la válvula aórtica transcatéter

Barcelona, España – Domingo 31 de agosto de 2014: La anestesia local es tan segura y eficaz para la implantación de la válvula aórtica transcatéter (TAVI) como la anestesia general, según los resultados del registro FRANCE 2 presentados hoy en el Congreso de la ESC por el Dr. Romain Chopard, de Francia.

El Dr. Chopard dijo: «Numerosos estudios han demostrado que la TAVI es una alternativa de tratamiento viable para los pacientes con estenosis aórtica sintomática grave que presentan un riesgo muy elevado o no son aptos para la sustitución quirúrgica convencional de la válvula aórtica. El número de procedimientos de TAVI en Francia y en todo el mundo ha aumentado exponencialmente en los últimos años y ahora es una práctica rutinaria en muchos centros, especialmente en Europa Occidental y Norteamérica.»

Y añadió: «El TAVI se realizaba inicialmente con el paciente bajo anestesia general, intubado y con ventilación mecánica. Esta práctica se justificaba por la relativa incertidumbre que rodeaba a este nuevo procedimiento. Sin embargo, con la experiencia acumulada, la mejora de los dispositivos y el mayor uso del abordaje femoral, más equipos cardíacos han cambiado a la anestesia local, con el paciente consciente o ligeramente sedado»(1).

Anestesia para tavi bja

Para algunas personas con una válvula aórtica rígida y defectuosa, un procedimiento conocido como sustitución valvular aórtica transcatéter (TAVR) puede solucionar el problema sin necesidad de cirugía. Ahora, un estudio sugiere que realizar la intervención con sedación consciente -en la que se permanece despierto pero relajado- puede ser más seguro que hacerlo con anestesia general.

El TAVR es un procedimiento que consiste en introducir una nueva válvula en el corazón a través de un catéter que se introduce en una arteria de la parte superior de la pierna. Tradicionalmente se ha realizado bajo anestesia general y, por tanto, con la persona inconsciente.

A partir de los datos de un registro nacional, los investigadores descubrieron que, en un periodo de 15 meses durante 2014 y 2015, casi el 16% de los procedimientos de TAVR se realizaron bajo sedación consciente. En comparación con las personas a las que se les aplicó anestesia general, las que permanecieron despiertas durante el TAVR tuvieron menores tasas de mortalidad, tanto en el hospital como durante los 30 días posteriores al procedimiento. También tuvieron estancias hospitalarias más cortas. Los resultados se publicaron en línea el 1 de septiembre de 2017 en la revista Circulation.

Procedimiento Tavi

Puntos fuertes y limitaciones de este estudioIntroducción Dado que la esperanza de vida está aumentando en todo el mundo, un número creciente de pacientes ancianos multimórbidos requerirá cirugía y anestesia en el futuro. En los 16 millones de intervenciones que tuvieron lugar en Alemania en 2013, el 42% de los pacientes eran mayores de 65 años.1 El número de enfermedades preexistentes, el estado de la Sociedad Americana de Anestesiólogos (ASA) y, por tanto, el riesgo perioperatorio aumentan con la edad avanzada.2 3 Muchas intervenciones se realizan cada vez más en pacientes de alto riesgo para satisfacer las necesidades de una población de pacientes mayores y multimórbidos. Por ello, las técnicas mínimamente invasivas están aumentando. Uno de estos procedimientos mínimamente invasivos es la implantación transcatéter de la válvula aórtica (TAVI) en pacientes con estenosis de la válvula aórtica. El TAVI puede realizarse en pacientes con riesgos quirúrgicos altos y moderados, prescindiendo de medidas invasivas, como la esternotomía y la cardioplejía.4 Actualmente, el TAVI se realiza bajo anestesia local (AL) o general (AG). La AG podría ofrecer condiciones cómodas para la intervención, por ejemplo, el uso de la ecocardiografía transesofágica (ETE), para una implantación valvular segura y óptima.5 6

Anestesia para tavr ppt

ResumenEl campo de la implantación de la válvula aórtica transcatéter (TAVI) ha crecido enormemente. Aunque en un principio se adoptó como opción terapéutica para pacientes con un riesgo quirúrgico inaceptablemente alto para la sustitución de la válvula aórtica, los avances en el diseño del producto y la mejora de la habilidad y la experiencia del operador están impulsando su adopción como alternativa viable a la cirugía abierta para un grupo mucho más amplio de pacientes. Muchos de los pacientes que se someten actualmente a la TAVI son de edad avanzada y tienen múltiples comorbilidades, lo que hace que su atención sea compleja. La atención anestésica está pasando de la anestesia general a la sedación y el bloqueo regional, pero las complicaciones potencialmente mortales siguen siendo relativamente frecuentes y la seguridad durante la planificación y realización de estos procedimientos por parte del equipo cardiaco, con el anestesista en el centro, es primordial.Palabras clave