Artritis reactiva tratamiento pdf

Artritis reactiva pubmed

Por ejemplo, el estudio realizado por Meyer et al. en pacientes con AR refractaria y tratados con anticuerpos anti-TNF (infliximab, etanercept y adalimumab) ha revelado la eficacia clínica y biológica de este tratamiento, sin mostrar ningún acontecimiento adverso grave [57]. Lo mismo informaron otros estudios [8, 30, 53, 58].

Según el informe del caso de Tanaka et al., el uso de tocilizumab mejora rápidamente los síntomas de la ReA que no responden a los fármacos tradicionales. Este es el primer caso que confirma la eficacia del tocilizumab en el tratamiento de la ReA [59].

Se han realizado pocos ensayos e informes sobre los anticuerpos monoclonales contra la IL-17a en la ReA. En un estudio, se utilizó secukinumab para tratar un caso de ReA activa. Los síntomas clínicos mejoraron rápidamente y no se produjo ningún acontecimiento adverso grave en el estudio de 12 semanas [8]. Según el estudio de Mens et al., secukinumab ha mostrado buenos resultados en el tratamiento de casos activos de ReA periférica sin efectos adversos graves [60].

Curr Clin Micro Rpt 7, 124-132 (2020). https://doi.org/10.1007/s40588-020-00152-6Download citationShare this articleAnyone you share the following link with will be able to read this content:Get shareable linkSorry, a shareable link is not currently available for this article.Copy to clipboard

Artritis reumatoide pubmed

La incidencia anual de la artritis reactiva aguda se estima de forma conservadora entre 1/11.000-166.000, aunque puede ser una subestimación. Se desconoce la prevalencia de la forma crónica. La enfermedad afecta con mayor frecuencia a los adultos jóvenes y está asociada al alelo HLA-B27, especialmente en su forma crónica.Descripción clínica

El diagnóstico diferencial incluye otras espondiloartritis (espondilitis anquilosante, artritis psoriásica, espondiloartropatía asociada a la enfermedad inflamatoria intestinal, espondiloartropatía de inicio juvenil y espondiloartropatía indiferenciada). También deben excluirse la artritis séptica, la infección gonocócica y la artritis vírica.Asesoramiento genético

El tratamiento tiene como objetivo la erradicación de la infección subyacente (antibióticos) y la reducción del dolor y la inflamación articulares (analgésicos, antiinflamatorios, esteroides e inmunosupresores), así como el reposo y el tratamiento específico de las manifestaciones extraarticulares.Pronóstico

El pronóstico es variable. Un tercio de los pacientes puede desarrollar una enfermedad crónica que requiere un tratamiento prolongado o de por vida. Sin embargo, la mayoría de los pacientes tienen una vida normal y un estilo de vida casi normal.Experto(s): Dra. Francesca MOTTA – Pr Carlo SELMI – Última actualización: Octubre 2021

Artritis reactiva dermnet

Autor correspondiente: Young Mi Kim, MD. Departamento de Pediatría, Hospital de la Universidad Nacional de Pusan, Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Pusan, 10 Ami-dong 1-Ga, Seo-gu, Busan 602-739, Corea. Tel: +82-51-240-7298, Fax: +82-51-248-6205, [email protected]

Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la licencia Creative Commons Attribution Non-Commercial License (http://creativecommons.org/licenses/by-nc/3.0/), que permite el uso, la distribución y la reproducción sin restricciones y sin fines comerciales en cualquier medio, siempre que se cite adecuadamente el trabajo original.

La artritis reactiva comprende un subgrupo dentro de las artritis asociadas a infecciones en huéspedes genéticamente susceptibles. Los investigadores y los clínicos reconocen dos formas clínicas de artritis reactiva que se producen tras una infección del tracto genitourinario y tras una infección del tracto gastrointestinal. La infección por Chlamydia ha sido implicada como el agente más comúnmente asociado a la artritis reactiva post-venérea. Los estudios han propuesto la infección por Shigella, la infección por Salmonella o la infección por Yersinia como los microorganismos responsables de la forma post-disentérica. El antígeno leucocitario humano (HLA)-B27 es el factor predisponente más conocido. Informamos de un caso de artritis reactiva asociada al HLA-B27 tras una enteritis por Salmonella en el hospital de la Universidad Nacional de Pusan.

Artritis reactiva ppt

Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la Licencia Creative Commons Attribution-Non Commercial-Share Alike 4.0, que permite a otros remezclar, modificar y construir sobre la obra sin fines comerciales, siempre y cuando se acredite al autor y las nuevas creaciones se licencien bajo los mismos términos.

Cómo citar este artículo: Gupta V, Mohta P, Sharma VK, Khanna N. Una serie de casos retrospectivos de 12 pacientes con artritis reactiva crónica con énfasis en el resultado del tratamiento con biológicos. Indian J Dermatol Venereol Leprol 2021;87:227-34.

Se trata de un análisis retrospectivo de pacientes con artritis reactiva ingresados en el Departamento de Dermatología y Venereología, All India Institute of Medical Sciences, Nueva Delhi, India, desde enero de 2016 hasta febrero de 2018.

Hubo 12 varones (duración de la enfermedad de 9 a 180 meses). Se utilizaron biológicos en 9 (75%) pacientes en 16 ocasiones diferentes, siendo el más frecuente infliximab (n = 10 veces), seguido de adalimumab (n = 3), etanercept, secukinumab e itolizumab (n = 1 cada uno), en combinación con otros agentes sistémicos. La tasa de respuesta con los regímenes de tratamiento que incluían biológicos (69% de respondedores, 31% de respondedores parciales) fue significativamente mejor desde el punto de vista estadístico que los que no incluían biológicos (27% de respondedores, 46% de respondedores parciales, 27% de no respondedores; p = 0,036), utilizando una medida compuesta que evaluaba la mejora de los síntomas cutáneos y articulares. Los biológicos se suspendieron en el 50% de las ocasiones, después de una mediana de 3,5 meses (rango de 1,5 a 7,5 meses) debido a una respuesta satisfactoria (n = 4), fatiga terapéutica (n = 3) o evento adverso (n = 1). Tras la interrupción del tratamiento biológico, la respuesta se mantuvo durante una mediana de 5 meses (rango 3-6 meses) antes de la exacerbación de la enfermedad. El número de cambios de tratamiento aumentó con la duración del seguimiento (mediana de tres cambios por paciente, rango 1-8). La mediana de la duración del seguimiento fue de 10,5 meses (rango de 4 a 76 meses).