Esclerosis multiple y ela

Enfermedad de Als

La esclerosis lateral amiotrófica (ELA) es una enfermedad neurológica rara que afecta principalmente a las células nerviosas (neuronas) responsables de controlar el movimiento muscular voluntario (aquellos músculos que elegimos mover). Los músculos voluntarios producen movimientos como masticar, caminar y hablar. La enfermedad es progresiva, lo que significa que los síntomas empeoran con el tiempo. En la actualidad, no hay cura para la ELA ni tratamiento eficaz para detener o invertir la progresión de la enfermedad.

La ELA pertenece a un grupo más amplio de trastornos conocidos como enfermedades de las neuronas motoras, que están causadas por el deterioro gradual (degeneración) y la muerte de las neuronas motoras. Las neuronas motoras son células nerviosas que se extienden desde el cerebro a la médula espinal y a los músculos de todo el cuerpo. A medida que las neuronas motoras se degeneran, dejan de enviar mensajes a los músculos y éstos se debilitan gradualmente, empiezan a tener espasmos y se consumen (atrofia). Finalmente, el cerebro pierde su capacidad de iniciar y controlar los movimientos voluntarios.

Los primeros síntomas de la ELA suelen ser debilidad o rigidez muscular. Poco a poco, todos los músculos voluntarios se ven afectados y las personas pierden la fuerza y la capacidad de hablar, comer, moverse e incluso respirar. La mayoría de los enfermos de ELA mueren por insuficiencia respiratoria, normalmente en un plazo de 3 a 5 años desde la aparición de los primeros síntomas. Sin embargo, alrededor del 10% de los enfermos de ELA sobreviven 10 o más años.

Als síntomas tempranos

La esclerosis lateral amiotrófica (ELA) es un devastador trastorno neurodegenerativo que provoca la muerte selectiva de las motoneuronas del sistema nervioso central. Esta degeneración progresiva de las neuronas motoras conduce a la muerte del paciente una media de tres a cinco años después del inicio de la enfermedad.

Los signos y síntomas clínicos únicos y los patrones de progresión no compartidos por otras enfermedades causan un profundo efecto sobre el individuo con ELA y su familia. El estrés que conlleva vivir con la enfermedad es consecuencia de: los cambios mitigados por la enfermedad en la función física y psicosocial; los condicionantes internos del individuo; la ausencia de una terapia curativa disponible; la carga financiera; los problemas del final de la vida; la muerte representa el principal distintivo.

Charcot dio nombre a la ELA hace más de cien años, pero sólo en los últimos 25 años hemos llegado a comprender mejor la enfermedad, su tratamiento y el cuidado de los pacientes con ELA/MND. En la búsqueda de un diagnóstico precoz y, por tanto, de un tratamiento temprano con agentes específicos de la enfermedad, como el riluzol, la Federación Mundial de Neurología ha llegado a un consenso internacional sobre la definición diagnóstica de la ELA y ha desarrollado criterios para la realización de ensayos clínicos en esta enfermedad.

Qué es la enfermedad de la ms

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad desmielinizante autoinmune e inflamatoria del sistema nervioso central. Afecta a 1 individuo entre 170 y 4 000. Se calcula que hay 2 millones de personas afectadas en todo el mundo, y 50.000 en Francia. El 70% de los casos son mujeres, la edad de inicio de la enfermedad varía entre los 20 y los 40 años.

Suele caracterizarse por episodios de recaída neurológica seguidos de remisión (recaída/remisión). En aproximadamente un tercio de los pacientes, la evolución de la enfermedad es progresiva (EM secundaria progresiva). En una minoría de pacientes, el deterioro neurológico progresivo sin remisión se produce al principio de la enfermedad (EM primaria progresiva). Los síntomas son muy variables y pueden afectar a todas las funciones neurológicas principales (sensoriales, sensitivas, motoras, cognitivas, …)

Los factores genéticos y ambientales desempeñan un papel en la susceptibilidad a la enfermedad, pero la EM no es un trastorno genético hereditario. El mecanismo patológico subyacente a la EM es un ataque autoinmune de la vaina de mielina, mediado por la inmunidad tanto humoral como celular, y los datos recientes sugieren que la EM es una enfermedad degenerativa que afecta a los axones y a los oligodendrocitos.

Sra. hastalığı

ResumenLa esclerosis lateral amiotrófica (a-my-o-TROE-fik LAT-ur-ul skluh-ROE-sis), o ELA, es una enfermedad progresiva del sistema nervioso que afecta a las células nerviosas del cerebro y la médula espinal, provocando la pérdida de control muscular.

La ELA suele comenzar con espasmos musculares y debilidad en una extremidad, o con dificultad para hablar. Con el tiempo, la ELA afecta al control de los músculos necesarios para moverse, hablar, comer y respirar. No existe cura para esta enfermedad mortal.Productos y ServiciosMostrar más productos de Mayo Clinic

SíntomasLos signos y síntomas de la ELA varían mucho de una persona a otra, dependiendo de las neuronas afectadas. Generalmente comienza con una debilidad muscular que se extiende y empeora con el tiempo. Los signos y síntomas pueden incluir:

La ELA suele comenzar en las manos, los pies o las extremidades, y luego se extiende a otras partes del cuerpo. A medida que la enfermedad avanza y se destruyen las células nerviosas, los músculos se debilitan. Esto acaba afectando a la masticación, la deglución, el habla y la respiración.

La ELA afecta a las células nerviosas que controlan los movimientos musculares voluntarios, como caminar y hablar (neuronas motoras). La ELA hace que las neuronas motoras se deterioren gradualmente y luego mueran. Las neuronas motoras se extienden desde el cerebro hasta la médula espinal y los músculos de todo el cuerpo. Cuando las neuronas motoras se dañan, dejan de enviar mensajes a los músculos, por lo que éstos no pueden funcionar.