Los 4 mejores países para ser enfermero voluntario en el extranjero

El voluntariado en el extranjero es una gran oportunidad para las enfermeras y los estudiantes de enfermería. Más allá de las habilidades técnicas que aprenderás, podrás conocer a poblaciones subrepresentadas que pueden estar empobrecidas, vivir en un área remota o estar expuestas a enfermedades y lesiones que no se ven en los Estados Unidos, o incluso en Europa Occidental.

Estas oportunidades de voluntariado pueden ampliar tu formación y experiencia más allá de lo que pueden hacer las horas de clínica. Podrás ver cómo los proveedores de servicios médicos practican con las barreras del idioma, las diferencias culturales y en diferentes comunidades. Después de tu experiencia como voluntariado de enfermería en el extranjero, estarás preparado para todo.

Si has decidido que el voluntariado en el extranjero como enfermera es un buen paso para ti y tu carrera, la lista de programas y opciones puede ser abrumadora. La hemos reducido para ayudarte a decidir. Aquí tienes algunos países para realizar un voluntariado de enfermería.

Centroamérica es una región ideal para realizar un voluntariado de enfermería en el extranjero si no quieres irte demasiado lejos de casa pero sigues sintiendo la llamada de ayudar a los pacientes en el extranjero.

1. Honduras

Como uno de los países más pobres de América Central, los hondureños simplemente no reciben suficiente atención sanitaria de calidad. Entre las poblaciones más vulnerables se encuentran las mujeres, los recién nacidos, los niños en edad preescolar y los que tienen o corren el riesgo de contraer el VIH.

Las oportunidades de voluntariado de enfermería en Honduras incluyen la atención materna y pediátrica, así como urgencias, medicina general y atención dental. También hay oportunidades frecuentes de vacunas móviles, así como opciones educativas para enseñar sobre atención sanitaria preventiva, nutrición e higiene personal.

2. Guatemala

Alrededor del 75% de los guatemaltecos viven en la pobreza donde el acceso a la asistencia sanitaria es prácticamente inexistente. La variación de la calidad y el acceso a los centros médicos es extrema, ya que los que están en las ciudades tienen muchas más opciones que los que están en las zonas rurales.

El voluntariado de enfermería en Guatemala probablemente le llevará fuera de las ciudades, donde la gente más le necesita. Los programas se centran en las zonas y pueblos desatendidos, como las mujeres, los niños y los bebés. Al trabajar con la comunidad local, puedes entender su forma de vida y enseñarles maneras de mejorarla, todo mientras les ayudas con sus necesidades médicas.

3. Perú

En los últimos 20 años se han hecho progresos en Perú en lo que respecta a la accesibilidad de la atención sanitaria en las zonas rurales. Sin embargo, aún faltan proveedores capacitados y dinero para atender a un tercio de la población que aún no tiene acceso. Estas personas suelen vivir en zonas rurales, pero hay una población creciente de personas que necesitan ayuda dentro de los límites de la ciudad.

Las enfermeras voluntarias pueden ayudar en zonas como Cusco, Ayacucho y Arequipa proporcionando asistencia sanitaria gratuita a quienes no tienen seguro médico, especialmente a los ancianos. También existe la oportunidad de proporcionar atención médica a niños y adultos con necesidades especiales, trabajar con programas geriátricos y administrar vacunas.

4. Costa Rica

Costa Rica es un país muy popular para el voluntariado en el extranjero. Con un nivel de atención sanitaria más alto que el de sus vecinos, Costa Rica no suele ser visto como un lugar que necesite enfermeros voluntarios. Pero, al igual que otros países, los que viven en zonas rurales y los más pobres tienen menos acceso a la atención sanitaria.

Las enfermeras voluntarias pueden complementar la escasez de proveedores trabajando en programas nutricionales para niños y administrando vacunas. Aunque en algunas comunidades de Costa Rica se habla inglés, las enfermeras con un español básico podrán conectar más fácilmente con sus pacientes, sentando una base de confianza al hablar de la atención sanitaria preventiva.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*