Mist surfactante

Recién nacido de la niebla

Comparación de la terapia de surfactante mínimamente invasiva con la administración de surfactante por intubación y la extubación para el tratamiento de recién nacidos prematuros con síndrome de dificultad respiratoria: un ensayo clínico aleatorizado

Comparación de la terapia de surfactante mínimamente invasiva con la administración de surfactante por intubación y extubación para el tratamiento de bebés prematuros con síndrome de dificultad respiratoria: un ensayo clínico aleatorio

Este es un artículo de acceso abierto que se distribuye bajo los términos de la licencia Creative Commons Attribution Non-Commercial License (http://creativecommons.org/licenses/by-nc/4.0/), que permite el uso, la distribución y la reproducción sin restricciones y sin fines comerciales en cualquier medio, siempre que se cite adecuadamente el trabajo original.

Este estudio tuvo como objetivo comparar los resultados clínicos de la terapia mínimamente invasiva con surfactante (MIST) y la técnica de intubación, administración de surfactante y extubación (INSURE) en bebés prematuros con SDR.

En este ensayo clínico, 112 neonatos prematuros nacidos a las 28-36 semanas de gestación y diagnosticados de SDR recibieron aleatoriamente 200 mg/kg de surfactante mediante el método MIST o el INSURE. En el grupo MIST, el tensioactivo se administró mediante una sonda fina (sonda de alimentación de 5F); en el grupo INSURE, el tensioactivo se administró tras la intubación mediante una sonda de alimentación y la sonda traqueal se retiró tras iniciar la ventilación con presión positiva. En ambos grupos se aplicó presión positiva continua en las vías respiratorias para la asistencia respiratoria y se compararon los resultados clínicos posteriores al procedimiento.

Terapia de surfactante mínimamente invasiva

Introducción: La terapia de surfactante mínimamente invasiva (MIST) es un procedimiento de administración de surfactante que pretende reducir las intubaciones y los riesgos asociados. El objetivo de este estudio fue comparar la MIST con la técnica de INtubación-Surfactante-Extubación (INSURE).

Resultados: Se incluyeron 54 recién nacidos prematuros y se dividieron en dos grupos: MIST (n=34) e INSURE (n=20). No se encontraron diferencias significativas entre los grupos en cuanto a la edad gestacional (p=0,480), el peso al nacer (p=0,299), la fracción de oxígeno inspirado (FiO2) antes del surfactante (p=0,220), la duración de la oxigenoterapia (p=0,306), la evolución hacia la intubación (p=0,712) o la duración de la estancia en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (p=0,778). La variación de la FiO2 antes y después de la administración de surfactante fue mayor en el grupo MIST (14% frente a 9%, p=0,078). No se registraron complicaciones significativas con ninguna de las dos técnicas.

Conclusiones: La MIST es una técnica segura en recién nacidos prematuros con nCPAP. Este estudio muestra resultados similares con los procedimientos MIST e INSURE, con una mayor reducción de las necesidades de FiO2 con MIST. En general, la MIST es menos invasiva y tan eficaz como la INSURE en los lactantes prematuros.

Terapia de surfactante mínimamente invasiva ppt

El síndrome de dificultad respiratoria (SDR) es un problema respiratorio que afecta a los recién nacidos, principalmente a los que nacen con más de 6 semanas de antelación. Cuanto antes o más prematuro sea un bebé, más probable será que desarrolle el SDR.

El surfactante se produce en las últimas semanas del embarazo. Ayuda a que los diminutos sacos de aire de los pulmones, llamados alvéolos, se abran más fácilmente. Estos sacos se llenan de aire cuando el bebé respira después del nacimiento. El tensioactivo también ayuda a mantener los alvéolos abiertos cuando el aire sale de los pulmones.

Para ayudar a prevenir el síndrome de dificultad respiratoria, los médicos pueden administrar esteroides a las mujeres embarazadas que probablemente den a luz antes de tiempo (antes de las 37 semanas de gestación). Los esteroides ayudan a que los pulmones del bebé maduren y produzcan más surfactante antes de que nazca.

La CPAP abre los alvéolos, suministra oxígeno y evita que los alvéolos se colapsen. Un bebé que sigue presentando signos de dificultad respiratoria o problemas para mantener un buen nivel de oxígeno puede necesitar más apoyo con un respirador o ventilador.

Procedimiento de niebla tensioactiva

La deficiencia de surfactante en los bebés prematuros suele causar el síndrome de dificultad respiratoria (SDR), en el que el bebé muestra taquipnea, aumento de la demanda de oxígeno y un elevado trabajo respiratorio (Riaz et al., 2020). Este cuadro clínico a menudo da lugar a la necesidad de una terapia de sustitución de surfactante exógeno, y este enfoque se ha convertido en el estándar de atención para los bebés prematuros diagnosticados con SDR (Deshpande et al., 2017). La terapia con surfactante puede reducir la tensión superficial alveolar y restaurar la correspondencia entre ventilación y perfusión, creando unidades pulmonares funcionales. Aunque se ha demostrado clínicamente que el tratamiento con surfactante es eficaz en los bebés prematuros, el método por el que se administra todavía se está investigando y evaluando en la actualidad (Polin y Carlo, 2014).

Convencionalmente, la práctica más común de administración de surfactante a los bebés que cumplen los requisitos para recibir esta terapia es una técnica denominada método INSURE. Este método implica una intubación endotraqueal, que proporciona un punto de entrada directo para la instilación de surfactante, seguida de la extubación a un sistema de presión positiva no invasiva (Wang et al., 2020). Sin embargo, la intubación endotraqueal plantea riesgos que pueden anular los beneficios del tratamiento con tensioactivos, como el neumotórax, la hemorragia y el traumatismo de las frágiles vías respiratorias y el tejido pulmonar. Además, la ventilación con presión positiva que se experimenta durante la instilación de surfactante, incluida la posible ventilación posterior a la administración, puede provocar barotrauma, mayor riesgo de infección y estancias hospitalarias más largas (Deshpande et al., 2017).