Portales artroscopia de tobillo

Artroscopia de cadera

La artroscopia de tobillo se denomina a veces «alcance del tobillo» o «cirugía de ojo de cerradura». El procedimiento consiste en realizar dos pequeñas incisiones (de menos de 1 cm de longitud) en la parte delantera del tobillo para crear portales. En uno de los portales se introduce una pequeña cámara telescópica («scope») que permite ver el interior de la articulación del tobillo. El otro portal se utiliza para introducir pequeños instrumentos quirúrgicos.

La microfractura es un procedimiento que se realiza cuando hay una pérdida de cartílago articular tras una lesión y el hueso subyacente queda expuesto. En el procedimiento, se realizan pequeñas perforaciones en el hueso expuesto para inducir la formación de nuevo cartílago que cubra el hueso. El postoperatorio requiere un periodo de contacto con el peso (utilizando muletas) para proteger la zona durante 4-6 semanas.

La artroscopia simple tarda unos 30-50 minutos en realizarse. La articulación se examina visualmente y se toman fotografías/vídeos del interior de la articulación. Si hay extensos espolones óseos y el tejido de la cicatriz puede tomar más tiempo.

El Dr. Schluter se reunirá con usted, responderá a sus preguntas, revisará el formulario de consentimiento y marcará la pierna operada. También conocerá al anestesista (médico especialista) que le administrará la anestesia. En la mayoría de los casos la intervención se realiza con anestesia general. Se le colocará una vía intravenosa (goteo) y es posible que se le administre alguna medicación previa.

Orthobullets pie y tobillo

El portal anteromedial se realiza en primer lugar. Se encuentra medial al tendón tibial anterior, lateral al maléolo medial y a nivel de la articulación del tobillo. Para evaluar el nivel de la articulación del tobillo, es necesario encontrar el «punto blando». Esto se hace palpando la parte distal de la tibia con el pulgar, y a partir de ahí moviéndose distalmente.

Se marca el tendón anterio tibial. La línea fluida indica el tendón en posición neutra, la línea punteada es el tendón tibial anterior en posición de dorsiflexión. El portal anteromedial está situado justo medial a este tendón (marcador negro) a nivel de la articulación del tobillo.

Los portales deben realizarse en posición neutra o en ligera dorsiflexión, para minimizar el riesgo de dañar las estructuras subyacentes. El portal anteromedial se considera relativamente seguro, aunque se han registrado complicaciones neurovasculares.

La introducción de los instrumentos a través del portal anteromedial y anterolateral debe realizarse con el tobillo en dorsiflexión. En esta posición, los nervios y los vasos no están en tensión, lo que supone un riesgo mínimo de daño iatrogénico. Además, esta posición de dorsiflexión forzada es la mejor prevención para el daño iatrogénico del cartílago.

Artrodesis de tobillo

Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la Licencia Creative Commons Attribution-Non Commercial-Share Alike 4.0, que permite a otros remezclar, modificar y construir sobre la obra sin fines comerciales, siempre que se acredite al autor y las nuevas creaciones se licencien bajo los mismos términos.

Históricamente, la artroscopia se originó a partir del concepto de cistoscopia, y se limitó a su uso en las grandes articulaciones, principalmente la rodilla. Sólo en los últimos 50 años las técnicas se han aplicado a las pequeñas articulaciones del pie y el tobillo, y el éxito ha sido el reflejo del desarrollo de mejores sistemas de lentes e instrumentos más pequeños. Aunque Watanabe fue el pionero de la artroscopia en su conjunto e inició la artroscopia de pie y tobillo, fue el perfeccionamiento de las técnicas para las articulaciones del tobillo y subastragalina por parte de pioneros como Van Dijk en Europa y Ferkel en EE.UU., que combinaron sus técnicas innovadoras con una amplia labor docente en todo el mundo, lo que llevó a su aceptación en la forma actual. Aunque de escala limitada, la artroscopia del pie y el tobillo se practica actualmente en muchos centros de la India, con cirujanos capacitados que aplican las técnicas más recientes en unos pocos centros. El estado actual de la artroscopia es que ha permitido la cirugía mínimamente invasiva en articulaciones cada vez más pequeñas, con un enorme potencial de expansión en el futuro.

Portales de artroscopia de rodilla

La artroscopia se ha vuelto cada vez más común para el diagnóstico y el tratamiento de la patología de la articulación del tobillo [1-3]. Los cuatro portales más utilizados para la artroscopia de tobillo son el anteromedial (AM), el anterolateral (AL), el posteromedial (PM) y el posterolateral (PL). Todos ellos discurren cerca de estructuras neurovasculares (NVS), lo que los hace susceptibles de sufrir lesiones durante la inserción [3,4]. Un metaanálisis reciente ha revelado que las complicaciones generales de los portales anteriores o posteriores oscilan entre el 3,4% y el 9% [5]. La más común es la lesión relacionada con el nervio. El especialista en pie y tobillo debe estar familiarizado con todas las estructuras relevantes en la circunferencia de la articulación del tobillo, así como con su distancia relativa entre ellas. Permitir una mayor reproducibilidad al colocar los portales para la artroscopia de tobillo.

Los estudios anteriores han evaluado la distancia de la entrada del portal a las estructuras neurovasculares, pero no han especificado la distancia disponible entre los puntos de referencia para la entrada del portal. Y, por lo que sabe el autor, los informes anteriores no han señalado la proximidad de los canales del tobillo. El propósito de este estudio era comparar la distancia de los NVS con los cuatro puntos de referencia de los portales artroscópicos del tobillo para verificar las zonas seguras para la inserción del endoscopio.